Aswan, Egipto

Aswan: qué visitar en el sur de Egipto

Aswan se ubica al sur de Egipto, en las márgenes del fascinante río Nilo. En sus orillas, se pueden conocer templos espectaculares y leyendas e historias de faraones y civilizaciones antiguas.

Aswan se sitúa en el Alto Egipto, en la orilla oriental del Nilo, a 926 km de El Cairo. Su belleza natural, la tranquilidad del río, su clima cálido, la amabilidad de su gente y sus templos la convierten en un destino imperdible de Egipto. ¿Vamos a recorrer la ciudad de Aswan?

Aswan: qué visitar en el sur de Egipto

Cómo llegar a Aswan

Puedes llegar a Aswan en avión o en tren con coche cama desde El Cairo. Puedes recorrer el Nilo en cruceros de 3, 4 o 7 días y así visitar la zona desde el barco, o permanecer y alojarse en Aswan, para conocerla más tranquilamente.

Qué visitar en Aswan

Templo de Filae, la perla del Nilo

Este magnífico templo fue originalmente construido en la isla de File o Philae, a 11 km de Aswan. La isla quedó sumergida en el siglo XX con la construcción de la represa de Aswan pero fue trasladado, piedra por piedra, a la isla de Aguilkia, a 5 kilómetros al sur de Aswan, bajo el patrocinio de la Unesco.

Es uno de los templos mejor conservados del Nilo y está dedicado a Isis, la diosa del amor, la magia y la maternidad. Según la leyenda, Osiris, marido de Isis y Rey de Egipto, fue asesinado por su hermano Seth, quien arrojó los pedazos de su cuerpo al Nilo. Isis los recogió y los reconstruyó devolviéndole la vida. Con él, se refugió en la isla de Philae, donde luego se construyó el templo para venerarla.

Templo de Filae

Alta Presa de Aswan

Es una de las más grandes obras de ingeniería del mundo. La represa de Aswan fue construida entre 1959 y 1970 por iniciativa del presidente Gamal Abdel Nasser. El objetivo era controlar las altas crecidas anuales del río Nilo que frecuentemente inundaban las cosechas, además de generar energía eléctrica. Como resultado de la presa, se formó el lago Nasser y se trasladaron monumentos como por ejemplo Abu Simbel.

Obelisco Inacabado

A 4 kilómetros de la estación de tren de Aswan se halla la cantera de piedra donde se puede conocer el obelisco inacabado. Su construcción fue encargada por la reina Hachepsut, quien gobernó Egipto en la dinastía XVIII. A pesar de que este proyecto no fue terminado, es el obelisco más largo de Egipto.

Obelisco inacabado

Templo de Kom Ombo

El templo de Kom Ombo está dedicado a los dioses Sobek y Horus y se remonta al siglo II a.C. durante la dinastía ptolemaica. Cuenta con dos entradas, dos salas sostenidas por columnas y dos santuarios. Todo es doble ya que está dedicado a dos dioses. También tiene otras salas y recintos de uso común.

Sobek es el dios con cabeza de cocodrilo y creador del mundo. A pocos pasos del templo de Kom Ombo, se puede visitar el museo del Cocodrilo, con restos arqueológicos relacionados con el culto al cocodrilo como por ejemplo momias de cocodrilos que se usaban como objetos de culto.

Aswan: qué visitar en el sur de Egipto

Mausoleo del Aga Khan

El mausoleo del Aga Khan está ubicado frente a Aswan, en la orilla occidental del Nilo. Es la tumba del Sultán Mahommed Shah el Aga Khan III, quien eligió este lugar donde sus antepasados fundaron la dinastía Fatimí, con capital en El Cairo. Su viuda, la Begum Om Habibeh Aga Khan supervisó al construcción del majestuoso mausoleo de granito rosa. A su muerte en el año 2000, fue enterrada junto a su marido en el mausoleo.

Conoce la vida de los Nubios

Para conocer este pueblo original del sur de Egipto, lo ideal es tomar una feluca, pequeño barco de vela, y navegar por el Nilo. Los nubios son los descendientes de los antiguos egipcios del valle del Nilo. Tras un agradable paseo por el río admirando la isla Elefantina, el Mausoleo del Aga Khan y el célebre hotel Old Cataract, se puede desembarcar en la orilla y conocer el pueblo nubio. Ideal para conocer la vida de este pueblo tranquilo, sus casas coloridas, su cultura y sus tradiciones.

El fascinante Abu Simbel

A 280 km de la ciudad de Aswan, se encuentran los dos magníficos templos de Abu Simbel. Estos dos grandes colosos del desierto fueron construidos en honor al faraón Ramsés y su esposa Nefertari. Fueron excavados en la roca y dedicados a las deidades Horus, Ptah y Amón. La entrada al templo está presidida por cuatro monumentales estatuas de 20 metros de altura de Ramsés II. en su interior, más estatuas y muchas imágenes de escenas bélicas de los triunfos del faraón.

Los templos fueron trasladados a su ubicación actual para ser salvados de la inundación cuando se construyó la represa del lago Nasser. Es patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Hay excursiones en auto desde Aswan que visitan los templos en el día.

Related Articles