Budapest

Budapest: qué visitar en la mágica capital de Hungría

En este post te contamos qué visitar en la mágica capital húngara. Desde balnearios al aire libre hasta los mejores restaurantes y bocadillos rápidos de la ciudad, aquí te mostramos de qué forma aprovechar al máximo tu estadía en Budapest.

Visita la antigua ciudadela fortificada de Buda

Esta gran ciudadela de Buda alberga la fortaleza y el Castllo de Buda elegido por l¿reyes hungaros, otomanos y emperadores austríacos como enclave para dominar sus imperios. Se puede recorrer y descubrir piedra por piedra los secretos que esconde. Se pueden ver lugares famosos como la Puerta de Viena, la Iglesia de María Magdalena y el Bastión del Pescador. Desde este último se pueden disfrutar de unas vistas increíbles.

Admira la vista de la ciudad desde el Bastión del pescador

Construido en el año 1895-1905 para celebrar el milenario del Estado húngaro, es una terraza magnífica neogótica ubicada en la orilla del Danubio, en la colina del Castillo.

Cuando estés en la Ciudadela no te puedes perder la pastelería más famosa de Budapest: la Confitería Ruszwurm, con 200 años de antigüedad. Lleva el nombre de la familia que la fundó y allí puedes probar dulces exquisitos y vijar en el tiempo a través de la decoración.

Prueba el Lángosh

Lángosh es un tentempié húngaro nacional realizado con pan frito en forma de disco bañado con ajo, queso crema, hierbas, salsa boloñesa y sal. La mejor forma de probarlo es con un vendedor ambulante en el centro del Patio Gozsdu. Te recomendamos probar este bocadillo tradicional, si tienes debilidad por el pan frito y el queso.

Recorre el Gran Mercado

Antiguo mercado hoy restaurado donde puedes obtener los mejores productos y artesanías de la zona. Te recomendamos visitarlo por su magnífica arquitectura. Se puede comprar carnes, pepinillos, verduras, mariscos y mucho más. Podrás visitarlo todos los días menos domingos y en la planta superior encontrarás puestos de comida para probar las delicias húngaras en mesas compartidas con locales y turistas.

El Puente de las Cadenas

El Puente colgante de las Cadenas fue inaugurado en el año 1849 y conecta los dos lados de la ciudad, Buda y Pest. Diseñado por un famoso ingeniero inglés y realizado por un escocés, el puente es un símbolo de progreso económico y orgullo nacional.

Desde el punto de vista cultural e histórico es impresionante y solo te tardarás 15 minutos en recorrerlo, puedes admirar las maravillas que lo rodean y obtener fotografías increíbles.

Conoce el monumento de los zapatos

Sobre la orilla del Danubio, se encuentra este monumento que rinde homenaje a las 3.500 personas que fueron asesinadas durante la Segunda Guerra Mundial por los fascistas.

Es una escultura compuesta por 60 pares de zapatos de hierro que fueron diseñados por Can Togay a orillas del Danubio. El monumento recuerda el asesinato de 3.500 civiles entre ellos 800 judíos. El grupo fascista de Budapest ordenó a las víctimas quitarse los zapatos antes de ser fusiladas. Los cadáveres fueron lanzados al río.

Disfruta un paseo a la Isla Margarita

La isla Margarita es un hermoso espacio verde de la ciudad. Tiene 2.5 km de largo con un parque sobre el Danubio y unido a Buda y a Pest por puentes a ambos lados.

Es un lugar relajante, aislado, tranquilo y libre para recorrer y explorar. Toma el sol o lee tu novela favorita en el jardín de rosas. También hay una fuente musical cerca de Margaret Brigde, cafés, y un pequeño zoológico.

Cena en algún restaurante del Patio Gozsdu

En la lista de qué ver en Budapest, no te puedes perder una noche en el Patio Gozsdu (Gozsdu Udvar) en pleno centro de la ciudad. Encontrarás gastronomía, vida nocturna, cultura y tiendas.

El patio Gozsdu contiene 7 edificios con patios, sala de juegos, pasajes, bares y restaurantes. Incluye un concurrido paseo marítimo y un gran espacio comercial. Y además tiene mucha historia: fue parte del gueto de Budapest durante la Segunda Guerra Mundial. Luego fue nacionalizado y en 1999 privatizado. Fue delarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Nuestro último consejo: si quieres vivir una experiencia única, prueba alojarte en un verdadero castillo: el Four Seasons Gresham Palace, un palacio-hotel para disfrutar de esta hermosa ciudad.

Related Articles