Disfrute Montpellier un fin de semana

Montpellier es una elegante ciudad de la región de Occitania, al borde del Mediterráneo y en el sur de Francia. A diferencia de sus vecinas, no tiene pasado romano. Fue fundada por los condes de Toulouse en siglo X para convertirse con el paso del tiempo en un puerto comercial muy importante y en cuna del conocimiento: allí se fundó la primera Escuela de Medicina de Europa en el siglo XII. Tiene una muy rica arquitectura, mucha cultura, plazas magníficas, cafés, boutiques e historia para contar.

Hoy en día, Montpellier rivaliza con Toulouse por ser la ciudad más animada y próspera de la zona y esos 60.000 curiosos estudiantes la mantienen joven. Si estás de paso por esta mágica ciudad te invito a que descubras las mejores atracciones para visitar:

Qué ver en Montpellier

Plaza de la Comedia

Al salir de la estación de Montpellier, luego de 200 metros verás una plaza llamada Place de la Comédie. Es el corazón del barrio y a ella convergen todas las calles del centro histórico La plaza tiene edificios históricos y emblemáticos que la rodean, como el Teatro Opera Comédie.

Fuente de las Tres Gracias

En el centro de la Place de la Comédie está la fuente de las Tres Gracias, obra del escultor Etienne d’Antoine durante el siglo XVIII, y el emblema de Montpellier.

Arco de Triunfo

Caminando desde el centro histórico hacia el oeste, llegarás a la Porte du Peyrou, una versión similar del Arco de Triunfo parisino. Este arco es más pequeño y fue diseñado por el Francés François d’Orbay en el siglo XVII en honor al rey Louis XIV siguiendo el modelo de la Porte Saint-Denis, un arco en el distrito I de París.

Torre de Babotte

La torre de Babotte es una de la de las dos torres vestigio de las antiguas murallas que protegían la ciudad desde el siglo XIV. Fue restaurada en el siglo XVIII y hoy alberga el Observatorio Astronómico de la Academia de las Ciencias.

Catedral de San Pedro

Imponente Catedral de estilo gótico, casi parece una fortaleza militar. Fue ordenada construir en 1364 como monasterio e iglesia por el Papa Urbano V, que había sido estudiante en Montpellier. Dos siglos después fueron transformados en la Catedral de Saint Pierre.

Museo Fabre

Si te gustan los museos, el primero que tienes que visitar en Montpellier es el Museo Fabre. Fue inaugurado por el famoso pintor François-Xavier Fabre en 1825. A través de los años sus obras y colecciones aumentaron gracias a las donaciones de obras de artes de coleccionistas italianos, holandeses y otros europeos del siglo XX. Nombres como Bernini, Rubens y Zurbarán son sólo algunos de los que encontrarás aquí con sus obras. Es unos de los mejores y más importantes museos de Francia con una superficie de 3.200 metros cuadrados.

Dónde comprar

Francia es reconocida por sus hermosos mercadillos o brocantes y la ciudad de Montpellier mantiene la tradición y podrás encontrar en ella mercados en casi toda la ciudad. Uno de los favoritos es el Marché Du Lez ubicado a orillas del rive du lez, ideal para pasar un buen rato.

Escápate cerca de Montpellier

Las playas, lagos, zonas verdes se encuentran en un paseo en tranvía o en bicicleta. Dirígete a Lac Du Cres, un lago azul hermoso, así como Maison de la Nature por sus playas y variada fauna o las famosas playas de La Grande Motte, Palavas-Les-Flots o Carnon-Plage. Si visitas la playa, no te olvides de echar un vistazo a los bares pop-up en primera línea de playa, que son caros, pero tienen un ambiente estupendo.

Dónde alojarse en Montpellier

La ciudad francesa tiene amplia gama de hoteles y posadas de todos los precios.

Centro Pullman Montpellier. Un hotel moderno y elegante con restaurante y piscina en la azotea.

Best Western Le Guilhem. Una casa que data desde el siglo XVI que actualmente es un hermoso hotel totalmente renovado con jardines e increíbles vistas a la ciudad.

Royal Hotel es un hotel de tres estrellas con buenas comodidades.

Como llegar a Montpellier

Puedes volar directamente a Montpellier desde otras ciudades europeas o volar a París y viajar en tren.

Si vas a recorrer Europa, puedes comprar un boleto de tren para toda Europa que te dará la facilidad de viajar en tren a Francia. Luego, puedes volar a París (que es mucho más probable que sea un vuelo directo y por lo general cuesta menos) y tomar el tren a la estación de tren de Montpellier.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 4.8)

Deja una respuesta