Colombia: lugares imperdibles para incluir en el itinerario

No sólo de playas vive Colombia. El país es una experiencia completa. De grandes ciudades como la renovada Bogotá, a pequeñas villas de casas coloridas, el país ofrece rutas imperdibles. El litoral norte y las islas de San Andrés y Providencia ofrecen las bellezas del mar caribeño como opciones más baratas para disfrutar del clima tropical, mientras que Bogotá y Medellín están en plena efervescencia cultural. Hay incluso quien dice que las dos capitales son el MeatPacking de América del Sur.

Bogotá: Colombia remasterizada

Puerta de entrada a Colombia, Bogotá dejó de lado la fama de violenta para convertirse en una de las ciudades más agradables y efervescentes para visitar en el país. Por los principales barrios es posible notar la riqueza cultural colombiana mezclada con las agitaciones de la metrópolis moderna con algunas pinceladas bien hispters.

Bogotá tiene casas de colores, grafitos, buenos restaurantes, vida nocturna. Y la detonante de ese movimiento es la Zona Rosa, también conocida como Zona T, el barrio más descolado de la ciudad. Por allí es posible visitar galerías de arte, seguir por rutas graficas y disfrutar de bares y restaurantes ultra descolados. Uno de ellos es el “Andrés Carne de Res”, con 4 pisos temáticos que van “del cielo al infierno”, garantizando la diversión del viaje.

Vale la pena también alquilar una bicicleta para explorar la ciudad, y quien le gusta la historia y la arquitectura debe incluir en el itinerario el barrio “La Candelaria”, el centro antiguo de Bogotá. La Plaza Bolívar es el principal punto y en él es posible visitar la Catedral Primada de Colombia, el Palacio de Justicia y el Congreso de La Republica. En las cercanías se encuentran el Museo del Oro y el Centro Cultural Gabriel García Márquez.

Dónde alojarse en Bogotá

Hotel B3 Virrey – Este moderno hotel está situado en el barrio Chapinero, cerca de la Zona Rosa, y cuenta con una arquitectura y una decoración moderna. Las habitaciones son amplias, con opciones para toda la familia. Se encuentra frente al Parque el Virrey, con una amplia opción de transporte público.

El Hotel Exe Bacatá 95 – Otra opción cerca de la Zona Rosa, este hotel con una decoración inspirada en el arte indígena Kogui posee un área goumet y restaurante / bar en la terraza del hotel. Dentro también hay una agencia exclusiva que ofrece paquete para los principales puntos turísticos de la ciudad (comprobar disponibilidad directamente en la recepción).

Medellín y Guatapé

La segunda mayor ciudad de Colombia, Medellín ya fue considerada la más violenta del mundo en las décadas de los 80 y 90. Sin embargo, con incentivo del gobierno y apoyo popular, se reinventó y hoy es uno de los polos tecnológicos del país, tanto que en 2013 fue elegida como ciudad innovadora del mundo.

Entre las actividades, parques al aire libre, museos y barrios con discoteca nocturna son los más buscados para visitar.

El Jardín Botánico Joaquin Antonio Uribe, al lado de la estación de metro Universidad, es una delicia. Otro punto alto de Medellín es Lleras, un simpático barrio que concentra famosos bares y restaurantes de la ciudad. Durante el día, el paseo a pie lleva a calles y plazas arboladas que reciben exposición y venta de obras de artistas locales.

Otras opciones de paseo son la Plaza Botero y el Museo de Antioquia. Ambos son espacios reservados para las esculturas y obras del artista colombiano Fernando Botero. El edificio ya impresiona por la arquitectura, que ya fue sede del gobierno municipal. Alrededor, el jardín en estilo moderno posee cafés y recibe la presentación de bandas y artistas locales. La entrada cuesta 10.000 COP y el museo abre de lunes a sábado, de 10h a 17: 30h.

Para una experiencia más cultural, no deje de ir hasta el Cerro Nutibara y conocer el Pueblito Paisa, una ciudad réplica del típico pueblo antiguo. De allí es posible tener una hermosa vista de Medellín e incluso disfrutar de comidas típicas. Para llegar es necesario tomar el metro, saltar en la estación Industriales y hacer una caminata de 20 minutos hasta la villa.

Reserve también uno o dos días para conocer el pueblo de Guatapé, que está a poco menos de dos horas del centro de Medellín. Por ahí todo es colorido. Casas, escaleras y transportes son pintados y diseñados con símbolos locales. Cada callejuela esconde pequeños restaurantes rústicos y tiendas de artesanía.

Para llegar hasta Guatapé es posible ir en coche alquilado, con empresas especializadas o incluso de autobuses que salen diariamente de la Terminal del Norte en Medellín. Lo ideal es ir con las dos últimas opciones, ya que el camino está lleno de curvas y pasa por muchas carreteras montañosas.

Dónde alojarse en Medellín

Diez Hotel – Con una decoración inspirada en la cultura colombiana, habitaciones y otros espacios del hotel tienen elementos decorativos hechos a mano y, al mismo tiempo, se mezcla con elementos modernos y tecnológicos, proporcionando una mayor comodidad. El Diez Hotel se encuentra en el barrio de El Poblado, a poco más de 20 minutos de la estación principal del metro que da acceso a las atracciones turísticas.

The Charlee Hotel – Este moderno hotel está situado en el barrio El Poblado, cerca de la zona de bares y restaurantes en la ciudad. Tiene opciones de habitaciones para toda la familia, además de espacio goumet con cocina local e internacional. La estación de metro está a 15 minutos a pie y el hotel también ofrece aparcamiento gratuito.

Dónde alojarse en Guatapé

Las opciones de hoteles en Guatapé están fuera del centro en la ciudad y en los lagos de la región formados por la represa. Una buena elección en la zona es el de El Trebol Guatapé, con habitaciones para la familia entera y cerca de La Piedra, la atracción principal de la ciudad.

Cartagena de Indias

La simpática ciudad de Cartagena encanta no sólo por sus casas coloridas y su arquitectura histórica, sino también por el pueblo y sus raíces, que se mantienen fuertes incluso con el paso de los años.

Alquile una bicicleta y pierdase por las ciudades. Vaya hasta el Palacio de la Inquisición, el Teatro Heredia y casa del escritor y periodista Gabriel García Márquez. Los baluartes de la muralla también son óptimas opciones de paseo, principalmente al final del día, para apreciar la puesta del sol.

Para aquellos que quieran playa, es necesario desplazarse hacia el archipiélago de las Islas del Rosario, a poco más de una hora en barco de Cartagena. Para tener una experiencia más tranquila, elija la Isla Barú o la isla privada Gente Del Mar. Ambas reciben un número limitado de visitantes al día, lo que evita la oferta de las playas, y poseen las clásicas playas de azul turquesa.

Dónde alojarse en Cartagena

La región del centro histórico, dentro de las murallas, es la más buscada. Es por allí que quedan las opciones de hoteles más encantadores y con decoración típica, además de quedar más cerca las principales atracciones de la ciudad. Una buena opción es el Noi de Cartagena.

San Andrés y Providencia

Estas dos islas colombianas se sitúan cerca de la costa de Nicaragua y poseen las playas más paradisíacas del país. Aguas claras, arenas blancas, rica vida marina y muchas actividades para la familia forman parte del itinerario.

Entre ellas, San Andrés es la más agitada y conocida por los famosos bodas a la orilla del mar y el paraíso de las compras. Ya Providencia es buscada por aquellos que quieren disfrutar del sosiego de las playas y la singularidad de los nativos. Lo ideal es integrar estas dos pequeñas islas en un solo viaje y aprovechar las particularidades de cada una.

Si el itinerario comienza por San Andrés, reserve el primer día para pasear de punta a punta por la isla en un carrito de golf o moto (consulte en su hotel – de 70 a 100 mil pesos). Ella tiene solamente 30 Km de extensión y es posible explorar todos sus rincones en un solo día. Así que es fácil elegir sus playas y lugares favoritos para volver en otros días. Y por ese paseo es imposible no enamorarse por las mil y un colores turquesa que el mar tiene. Son varias playas a lo largo, una más hermosa que la otra.

Entre ellas, las playas del centro son las más animadas y con infraestructura completa. Spratt Bright y Peatonal son las más buscadas.

Otra opción que queda al norte de la isla es la playa de Rocky Cay, más tranquila, con menor estructura y con un buque encallado que sirve de punto ideal para buceo.

En el lado oeste de la isla quedan las atracciones de West View y La Piscinita, que no son playas, sino puntos de buceo. Las dos se quedan cerca, pero la primera tiene estructura con toboganes y trampolines. Ambas son excelentes puntos para buceo y snorkel, ya que la región está llena de peces de colores. Entre las dos, La Piscinita es la más tranquila, ya que el área con cafetería es un poco menor, pero es igualmente hermosa.

Al sur, la diversión queda por cuenta del Hoyo Soplador, un agujero que funciona como un géiser, lanzando columnas de agua que pueden llegar a 5 metros.

Con menos atracciones y más tranquilidad, las islas de la Providencia y Santa Catalina son igualmente bellas y con paisajes intactos. Para llegar hasta ellas hay la opción de catamarán o avión.

La primera es más larga, cerca de 3 horas, sin embargo, más barata, en promedio 250 mil pesos por persona. La segunda es la opción más rápida, 30 minutos, y cuesta en promedio 450 mil pesos por persona. Los catamaranes se pueden comprar directamente en el puerto de San Andrés y los vuelos son hechos por la empresa SATENA.

Un día es suficiente para conocer las dos, pero lo ideal es quedarse al menos tres días apreciando y explorando sus cantos, ya que ellos integran la Reserva de la Biosfera Seaflower, la tercera barrera de corales del mundo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 8 Promedio: 4.3)

Deja una respuesta