San Antonio de Areco

Qué hacer en San Antonio de Areco, la ciudad de la tradición

Qué hacer en San Antonio de Areco te ayudará a planear tu paseo por esta ciudad tan gauchesca, muy cerca de Buenos Aires, ya sea que vayas por el día o por el fin de semana.

San Antonio de Areco tiene más de 200 años de historia y mucho amor por las costumbres criollas. A 120 km de la Capital federal y 200 de Rosario, es el destino ideal para una escapada. Es uno de los pueblos más turísticos de la provincia de Buenos Aires y el motivo principal es su tradición gauchesca.

Declarada Capital Nacional de la Tradición el 19 de enero de 2015, fue reconocida mundialmente por el libro Don Segundo Sombra de Ricardo Güiraldes, escritor de literatura gauchesca que pasó muchas temporadas en su estancia La Porteña, en San Antonio de Areco.

San Antonio de Areco, amor por la tradición

San Antonio de Areco: un lugar cerca de Buenos Aires para desconectarse. A sólo unas horas de auto, un lugar para dejar de lado los enchufes, respirar aire puro, volver a los orígenes argentinos, comer rico y caminar sin prisa.

Qué hacer en San Antonio de Areco

Comienza por la plaza principal del pueblo

La Plaza Arellano es la plaza principal de Areco y debe su nombre a su fundador, José Ruiz Arellano, quien donara tierras para construir el pueblo. En los alrededores de la plaza van a encontrar el edificio municipal, unos cuantos bares históricos y la Parroquia.

En el centro de la plaza se encuentra el monumento que honra a Juan Hipólito Vieytes, un comerciante, militar y político que tuvo un papel importante en el proceso de la independencia argentina. Su casa natal se encuentre frente a la plaza.

Hoy en la plaza Arellano hay un puesto de información turística, senderos, una gran y diversa arboleda, hermosos macetones en sus esquinas y hasta un cañón, pero a principios del siglo XIX no era más que el corral de los estancieros que fundaron la ciudad.

Visita la Parroquia de San Antonio de Padua

Domina la plaza la Parroquia San Antonio de Padua. En la fachada al entrar podemos ver una fecha: 23 de oct de 1730. Ese día la capilla que se encontraba aquí pasa a ser parroquia y se toma ese día para establecer la fundación del pueblo. El actual templo es el tercero que se construye y se inauguró en 1870. Sufrió varias modificaciones, la más importante en 1849.

Iglesia de San Antonio de Padua. qué hacer en San Antonio de Areco

La Parroquia lleva el nombre del santo portugués Fernando Martins, más conocido como San Antonio de Padua ya que vivió y murió en Padua, al norte de Italia. Los fundadores de la ciudad, Arellano y su esposa eran grandes devotos del santo y según la leyenda, prometieron construir la capilla si se salvaban de un malón de querandíes que iba a atacar la zona. Cumplieron su promesa y levantaron la capilla en 1714.

Recorre sus calles adoquinadas

Recorrer las calles de Areco y observar sus fachadas coloniales hacen que el paseo sea un completo disfrute y nos dé la sensación de habernos transportado en el tiempo.

Recorriendo las calles vamos a encontrar dispersos por toda la ciudad más de 30 plateros que viven aún hoy de este arte junto con los artesanos sogueros, tejedores, talabarteros y ceramistas. Sin dudas, son otra de las atracciones de la ciudad.

Toma algo en los bares históricos

Areco tiene muchos bares históricos y almacenes de ramos grales que hoy sirven comidas y bebidas a los visitantes. Un ejemplo es el boliche de Besonart, que es muy antiguo, tiene más de 200 años. Guarda la escenografía de la época intacta, con botellas antiguas, heladeras de madera y su techo original. Fue almacén de ramos grales con despacho de bebidas hasta 2008.

Otro bar histórico para visitar es el Bar San Martín, atendido por el hijo de su dueño fundador, que hoy funciona como bar.

Cruza el Puente Viejo, monumento histórico nacional

El Puente Viejo es uno de los íconos de Areco. Se construyó en 1857 bajo el nombre de Puente Martínez y más tarde toma el nombre de Puente Viejo. Según anécdotas de la época, por momentos allí se cobraba una pequeña colaboración para ver quién pasaba y quién no. Por este puente pasaron las personalidades más pintorescas y reconocidas de la época, hasta que comenzó a deteriorarse y se dejó de usar por inseguro.

En 1999, las autoridades de San Antonio de Areco decidieron restaurarlo para que vuelva a ser utilizado por los locales y los visitantes. Ese mismo año, la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Sitios históricos del Ministerio de cultura declaró monumentos históricos nacionales al Puente viejo, a la iglesia de San Antonio de Padua, la Municipalidad, el Parque Museo gauchesco Ricardo Guiraldes y la pulpería La Blanqueada

Recorre el Parque Museo Gauchesco Ricardo Güiraldes

Es un gran parque de 90 hectáreas que lleva el nombre del autor de la novela gauchesca Don Segundo Sombra, un éxito literario de los años 30. Es aquí donde todos los años se realiza la famosa Fiesta de la Tradición en el mes de noviembre.

En el parque se expone un aljibe, carruajes y maquinarias que constituyen un importante patrimonio cultural. Aquí también hay un taller municipal de telares pero lo más interesante para visitar es la Pulpería La Blanqueada, Monumento Histórico Nacional.

El museo y la Pulpería se encuentran en el mismo predio. La entrada es gratuita, pero se puede dejar una donación a voluntad que sirve para mantenerlo en buenas condiciones.

Conoce una pulpería del 1900

La Pulpería la Banqueada fue restaurada y convertida en museo. Tiene más de 150 años, pero su esencia está intacta y es parte de la historia de Ricardo Güiraldes, ya que la introduce en un pasaje de Don Segundo Sombra. Aquí ubica el primer encuentro entre Fabio Cáceres, el adolescente que protagoniza la obra y Don Segundo Sombra, un peón muy respetado que trabajaba en la estancia de la familia del autor. Aquí se puede observar como era la pulpería, con la barra de madera, las botellas, boleadoras, aperos para el caballo, la balanza y el mismo pulpero, representado en un muñeco de cera.

Visita uno de los museos de Areco

San Antonio de Areco tiene varios museos interesantes para visitar. Además del Parque Museo Ricardo Güiraldes, se puede conocer el Museo Las Lilas, hermosa propiedad con jardín que guarda una gran colección de pinturas gauchescas del artista Florencio Molina Campos.

Qué hacer en San Antonio de Areco: Museo Las Lilas

Un pequeño museo pero muy interesante es la Usina Vieja. Tiene varias salas con los más diversos objetos que recuerdan el pasado del pueblo. El Museo Evocativo “Osvaldo Gasparini” es un museo casa taller atendido por el hijo también artista de Osvaldo Gasparini, pintor de motivos gauchescos.

Otros dos museos privados para conocer son el Museo “Antonio Pazzaglia” de la Cooperativa Eléctrica, que conserva piezas de la fundación de la cooperativa en 1933 como un gran motor holandés y el Museo de platería “Draghi”, con una gran colección de piezas de orfebrería rural del siglo XIX.

Espero que nuestra guía de qué hacer en San Antonio de Areco te ayude a planear tu escapada a esta hermosa ciudad, donde podrás no solo embeberte de tradición gauchesca sino descansar, comer asado y disfrutar del río y la naturaleza.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 8 Promedio: 4.5)