Cataratas del Iguazú

Cataratas del Iguazú, una de las maravillas del mundo

Las Cataratas del Iguazú es un lugar único para admirar la belleza de la naturaleza. Han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y catalogadas como una de las 7 maravillas del mundo.

Están situadas en la provincia de Misiones, en Argentina. Iguazú quiere decir “Aguas grandes” en lengua guaraní. Y eso es lo que uno siente al conocer este increíble espectáculo de la naturaleza. La fuerza del agua ya se oye desde muy lejos y una vez allí, las finas gotas humedecen las ropas y las cámaras de todos los que se asoman a ver los saltos. El estruendo es impresionante. Y uno queda impávido ante esta maravilla natural.

Las cataratas del Iguazú se ubican a 20 km de la desembocadura del río Iguazú en el Paraná. Son compartidas entre Argentina y Brasil. Están protegidas dentro del Parque Nacional Iguazú, de 55.000 hectáreas, encargado de custodiar no sólo los saltos de agua sino también la maravillosa selva subtropical.

Antes de llegar a los saltos, el río Iguazú tiene gran cantidad de islas e islotes que dan lugar a numerosos brazos que forman un delta. Al llegar a la caída, cada uno de estos brazos da lugar a un salto, entre los que se destacan el Bozetti, Mitre, Adán y Eva, Belgrano, Rivadavia, Tres Mosqueteros, Dos hermanas, Moiguá y San Martín. El más grande, el salto Unión, compartido entre Argentina y Brasil, es donde se encuentra la imponente Garganta del Diablo.

Las Cataratas del Iguazú forman un amplio arco de 3 km de extensión en forma de “U” en el que se distribuyen 275 cascadas. Los saltos tiene una altura promedio de entre 50 y 80 metros.

Cataratas compartidas entre Brasil Y Argentina

La frontera entre Brasil y Argentina discurre en medio de las cataratas, por la parte profunda del río. La mayoría de los saltos están del lado argentino.

Lado Brasilero, más panorámico

Del lado brasilero sólo hay cinco saltos y la mitad de la Garganta del Diablo, pero desde ahí se obtiene una vista más general. Desde Brasil se ve una perspectiva de la totalidad de los saltos. Hay un centro de viistantes y desde allí buses llevan ala única pasarela. Se recorren 1500 metros mirando las cataratas hasta acercarse a la Garganta del Diablo. Es ideal recorrer el lado brasilero por la mañana, porque el sol sale por el este y las cataratas están iluminadas. Es un paseo más panorámico, para ver el conjunto. Es más corto y se puede realizar en medio día. Es importante recordar que hay que estar atento a la documentación para entrar a Brasil ya que hay un control aduanero y de migraciones. Esta excursión se puede combinar con la visita a la Represa de Itaipú.

Lado argentino, más vivencial

En el lado argentino uno se encuentra literalmente dentro de las cataratas. Es un paseo más vivencial. Las pasarelas permiten caminar por los saltos propiamente dichos, mojarse y tener contacto directo con las cascadas. La visita del lado argentino requiere por lo menos un día entero.

Las Cataratas del Iguazú argentinas son manejadas por la Administración de Parques Nacionales, un organismo autárquico. Al entrar, hay un gran centro de ingreso con baños, centro de interpretación, restaurantes y comercios.

Desde allí se puede tomar un tren ecológico que recorre todas las instalaciones. En cada estación, hay senderos para realizar. Los circuitos tienen colores. En la primera estación, se puede comenzar por el sendero inferior o amarillo.

Circuito Inferior (amarillo-1450 metros)

El sendero amarillo es el circuito inferior, se va descendiendo la barranca hasta llegar al salto Bosetti (aproximadamnete dos horas). Se conocen también otros saltos como el Lanusse o Alvar Nuñez. Al bajar la barranca se puede tomar una embarcación para cruzar a la isla San Martín.

Circuito Isla San Martín (rojo- 700 metros)

La isla también tiene un recorrido, el sendero rojo. Es un sendero en subida, con 200 escalones. Lleva bastante tiempo pero vale la pena hacerlo, sólo en el caso en que se disponga de dos días para visitar el lado argentino. Por ahí se llega al Salto San Martín, segundo en importancia luego del Salto Unión.

También hay una empresa, Jungle Explorer, que posee gomones, especie de botes neumáticos que realizan un viaje por esa zona. Es muy divertido si le gusta mojarse. Realizan dos recorridos, uno corto alrededor de la isla y otro más largo por el río Iguazú hasta el embarcadero Macuco en el sendero Yacaritiá.

Circuito superior (celeste-1750 metros)

El circuito superior es el más largo y de doble circulación. Se entra en un sentido y se vuelve por otro. Hay pasarelas con miradores para apreciar los saltos Bossetti, Adán y Eva, Guardaparque Bernabé Méndez, Moiguá y San Martín, además de maravillosas vistas de la isla San Martín y el río.

Circuito Garganta del Diablo (naranja-1100 metros)

Nuevamente el tren nos deja en la estación Garganta del Diablo para acceder al cicuito que conduce hasta el Salto Unión y la Garganta del Diablo, un espectáculo estremecedor y único en el mundo. Tras la bruma densa que se levanta por la ensordecedora colisión de las aguas, se divisa un semicírculo tapizado de enormes saltos por todos sus lados. Este sendero es, sin dudas, el más grandioso y espectacular.

*tanto el circuito superior como el de la Garganta del Diablo pueden ser realizados en sillas de ruedas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 4.6)