Qué hacer en San Sebastián: la joya del País Vasco

San Sebastián (en euskera Donostia, y oficialmente Donostia / San Sebastián) es una ciudad ubicada en la costa del golfo de Viscaya y a tan sólo 20 km de la frontera con Francia. La ciudad es la capital de la provincia deGipuzkoa.

¿Qué hacer en San Sebastián? Este itinerario por la bella ciudad del País Vasco incluye degustar pintxos, explorar la arquitectura y la cultura y bucear en el mar Cantábrico. Ya sea a bordo del Sud Express o en avión, San Sebastián está a poca distancia, incluso cuando parece estar muy lejos. San Sebastián es perfecto para un largo fin de semana o una escapada de vacaciones.

San Sebastián es una ciudad gastronómica de lujo. Tres de los siete restaurantes de 3 estrellas Michelin de España se encuentran en San Sebastián. En total, la ciudad aúna impresionantes 16 estrellas Michelin.

Qué hacer en San Sebastián

San Sebastián, la capital gastronómica del País Vasco, convence a cualquiera, a través del olfato, el gusto y la vista. San Sebastián atrae a los conocedores de la buena comida que devoran pintxos tras pintxos, a los caminantes que pisan los pasos del camino de Santiago y a otros viajeros que disfrutan del paisaje.

Comida deliciosa, hermosos edificios como el Kursaal o la Catedral del Buen Pastor, excelentes playas como La Concha y vistas increíbles desde el monte Urgull o el Monte Igueldo. A San Sebastián nunca le faltan cosas que mostrar. Aquí hay ideas y sugerencias para conocer a fondo la ciudad vasca.

Báñate en la playa de la Concha

Una de las mayores atracciones de San Sebastián es la playa de La Concha.

La monarca María Cristina fue la responsable de hacer famosa a La Concha a mediados del siglo XIX cuando declaró a San Sebastián como la capital de verano de Europa. Una exageración, por supuesto, pero suficiente para poner el lugar en la boca del mundo.

Además de la playa de La Concha, la playa de Ondarreta y la playa de Zurriola, conocida como Gros Beach, se destacan por ser las más bonitas. La última es una playa menos turística y más frecuentada por lugareños y surfistas.

Prueba tantos Pintxos como sea posible

Gran parte de la vida de San Sebastián gira en torno a las ofertas culinarias. Degustar pintxos puede volverse adictivo al visitar la ciudad vasca. Disfrute de varios bares y pruebe la enorme variedad, casi infinita, de pintxos.

¿Qué son los pintxos? Podemos decir que son los primos de las tapas. Los pintxos son la esencia de San Sebastián y sólo se pueden conocer recorriendo a pie el centro histórico (Parte Vieja) y probarlos en las barras de los bares.

Conoce la realidad vasca en el Museo de San Telmo

Una visita al Museo de San Telmo en San Sebastián es vital para comprender un poco más de la cultura e historia vasca. El museo histórico, artístico y arqueológico fue inaugurado en 1902. Inicialmente ubicado en otro edificio, el museo fue trasladado a su sitio actual en 1932. La reconversión arquitectónica es también lo que atrae a muchos visitantes. Dentro del museo puedes viajar a través del tiempo a través de episodios trágicos como el bombardeo de Guernica.

El edificio original era un convento dominico del siglo XVI, considerado un ejemplo de arquitectura única en la región debido a la fusión de los estilos gótico y renacentista, mientras que el nuevo edificio fue agregado al museo hace unos años y fue diseñado por los arquitectos Nieto y Sobejano.

El museo alberga más de 35,000 piezas divididas en varias categorías: Etnografía, Bellas Artes, Fotografía, Arqueología e Historia.

Explora el centro histórico (Parte Vieja)

La plaza de la Constitución es el centro neurálgico del casco antiguo de San Sebastián y es aquí donde suceden todas las principales fiestas y celebraciones. La Plaza de la Constitución o Consti, como la conocen los lugareños, fue diseñada en 1817 por el arquitecto Ugartemendia después de que un incendio devastara esta área de la ciudad.

En esta plaza también era común realizar carreras de toros y aún se pueden ver en la plaza algunas de las inscripciones alusivas al espectáculo taurino. Ahora la plaza se usa para relajarse y disfrutar de la comida y bebida vasca.

En la Parte Vieja se encuentran dos de las principales iglesias de San Sebastián: la Iglesia de Santa María y la Iglesia de San Vicente. Miles de personas acuden a esta zona de la metrópoli para ir a los bares y restaurantes a degustar vinos, cervezas y, por supuesto, pintxos.

Conoce la Catedral del buen pastor

Diseñada por el arquitecto Manuel de Echave, la Catedral del Buen Pastor es uno de los íconos de la ciudad de San Sebastián. La construcción comenzó en 1888 utilizando materiales recolectados de Monte Igueldo, con un estilo neogótico y una torre de 70 metros de altura que fascina a todos los visitantes.

El Buen Pastor ha experimentado dos etapas principales de restauración a lo largo de su existencia. Primero para crear las condiciones para la sede diocesana, y luego, coincidiendo con el 75 aniversario de la catedral, el techo, las vidrieras y el piso de madera (ahora mármol) han sido reemplazados. Ocupando un área de 1900 metros cuadrados, tiene la capacidad de recibir cuatro mil personas.

Visita la Basílica de Santa María del Coro

La basílica de Santa María del Coro es una de las iglesias más emblemáticas de la ciudad. De estilo barroco, el edificio se completó en 1774. Esta iglesia es muy respetada no sólo por los creyentes sino por todos los haitantes ya que se considera parte de la historia de San Sebastián.

Santa María es la iglesia más importante del Centro Histórico y una de las más simbólicas de San Sebastián. Anualmente, el 14 de agosto, además de la visita a la iglesia, los visitantes disfrutarán de la música del coro Orfeón Donostiarra.

Asiste a un concierto en el Kursaal

Al planificar lo que desea visitar en San Sebastián, deberá incluir Kursaal. Es un gran centro de exposiciones y conferencias erigido de la mano del arquitecto Rafael Moneo. El edificio finalmente generó controversia debido al impacto arquitectónico en comparación con el resto de los edificios de la ciudad.

El centro de conferencias Kursaal consta de dos enormes cubos de cristal translúcido en la playa de Zurriola. El costo total de la construcción superó los 50 millones de euros, mucho más de lo estimado y, por lo tanto, su construcción combinada con su estética ultramoderna fue extremadamente controvertida. Sin embargo, con el tiempo, los locales aprendieron a apreciarlo.

Kursaal tiene un amplio auditorio, salas de conciertos y salas de exposiciones. A menudo se usa para conferencias, conciertos de música clásica y pop-rock y ha sido el escenario del Festival de San Sebastián desde su primera edición en 1999.

La estructura de cristal permite que el edificio se ilumine de acuerdo con las celebraciones, por ejemplo, en Navidad, Carnaval o fiestas en la ciudad. El Kursaal es más atractivo por la noche cuando se ilumina toda la fachada.

Viaja a la cima del Monte Igueldo

Ponte tus zapatillas y sube a la cima del Monte Igueldo o utiliza el teleférico y disfruta del viaje. De una forma u otra, tendrás impresionantes vistas de San Sebastián.

El Monte Igueldo está ubicado en el oeste de la ciudad y si tienes niños, este lugar puede ser la mejor opción ya que puedes viajar en el teleférico que funciona desde 1912. La entrada al teleférico se encuentra al final de Playa de Ondarreta, justo antes de la escultura Peine del Viento.

Relájate junto al Peine del Viento

Admirar, de manera pacífica, el choque de las olas en la escultura de Peine del Viento en San Sebastián, es casi terapéutico. Peine del Viento es una escultura de un artista vasco, un regalo para los ojos y los oídos, ya que el impacto de las olas en la escultura crea sonidos distintivos.

Peine del Viento es una de las obras más conocidas del escultor Eduardo Chillida y también una de las más famosas de la ciudad. El trabajo fue elaborado en la década de 1970, pero la inauguración oficial solo tuvo lugar décadas más tarde para honrar al artista local.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 6 Promedio: 4.7)

Deja una respuesta