Ruta del Adobe en Catamarca

Ruta del Adobe, Catamarca, Argentina

La Ruta del Adobe es un circuito de 55 km en la provincia de Catamarca, en el noroeste de Argentina. Una ruta fascinante, repleta de leyendas, mística y tradiciones remotas.

Esta joya cultural e histórica se desarrolla entre las localidades catamarqueñas de Fiambalá y Tinogasta, a través de pequeños poblados con casas, iglesias y capillas enteramente construidas en adobe.

El adobe es una mezcla de barro (arena y arcilla) y paja, moldeado como ladrillo y secado al sol. Es el material con el que construian los pueblos originarios y el elegido por los españoles para realizar sus edificios. Las construcciones tienen muros de un metro de diámetro y algunas 300 años de antiguedad. Es un viaje a través del tiempo, explorando estas antiguas construcciones de adobe que han resistido el paso de los años y muchas son Monumentos Históricos Nacionales.

Te presentamos la Ruta del Adobe con sus paisajes impresionantes y pueblos llenos de historia, cada paso en esta ruta ofrece una experiencia única. Te contamos el itinerario paso a paso, poblado por poblado y en cada parada lo que hay que ver. Vamos a comenzar nuestro recorrido desde Tinogasta hacia Fiambalá aunque es indistinto por dónde empezar.

1. Tinogasta: Punto de Partida

Comienza tu viaje en Tinogasta, a 275 km de la capital de la provincia, San Fernando del Valle de Catamarca. En esta bella localidad podrás disfrutar de la hospitalidad local y deleitarte con la gastronomía catamarqueña. Tinogasta tiene un fuerte potencial turístico ya que es la base para hacer la Ruta del Adobe y la Ruta de los Seismiles, para conocer los volcanes más altos.

Tinogasta se enorgullece de su arquitectura de adobe bien conservada. Camina por sus calles empedradas y admira las fachadas de las casas coloniales. Antes de comenzar la Ruta del Adobe, vale la pena destinar un par de días a esta localidad, que además posee variada oferta de alojamiento y gastronómica.

Hotel Boutique Casagrande, Tinogasta
Hotel Boutique Casagrande

En Tinogasta están los dos primeros puntos de la Ruta del Adobe: el Centro Cultural Municipal y el Hotel Boutique Casagrande. El primero se construyó en 1897 y funcionó como hospital público hasta 1982. Hoy es un Centro Cultural que alberga una biblioteca y un Museo Arqueológico.

A pocos metros del Centro Cultural, otra construcción de adobe de 1897: el Hotel Boutique Casagrande. Fue fuerte militar, Consulado de Chile y hoy es un hotel. Es una de las construcciones de adobe mejor conservadas.

2. El Puesto: Un Encuentro con la Tradición Rural

Siguiendo la Ruta del Adobe, dirígete a El Puesto, un pequeño pueblo que te sumergirá en la vida rural de Catamarca. Es uno de los primeros poblados de la zona y tuvo su importancia en los siglos XVII y XVIII cuando era un lugar de engorde de ganado y comercio de mulas, dentro de la travesía al Alto Perú.

Recorre el poblado con sus casas coloniales y visita el Oratorio de los Orquera, una antigua capilla familiar de 1745. Aún la conservan sus descendientes en perfecto estado. Es Monumento Histórico y conserva una de las pocas pinturas de la Virgen María amamantando al niño Jesús que data de 1717. Fue traida de Chuquisaca, Bolivia.

Oratorio de los Orquera, Ruta del Adobe,, Catamarca
Oratorio de los Orquera

3. La Falda: Belleza Natural y Arquitectura de Adobe

A 18 km de Tonogasta, pasando el Puesto, a la izquierda de la ruta se encuentra el paraje de La Falda, un lugar que combina la belleza natural con la arquitectura de adobe. Aquí podrás ver la iglesia más bella de la ruta del adobe: Nuestra Señora de Andacollo (en lengua quechua, Reina del Cobre) que data de 1850. El interior está tallado en adobe, tiene muchas imágenes y techos en madera y paja.

Explora sus senderos y disfruta de las vistas panorámicas de los valles circundantes. En el pueblo, descubre casas de adobe que se integran armoniosamente con el entorno. No olvides probar la gastronomía local en uno de los acogedores restaurantes.

4. Anillaco: Historia y Cultura en Cada Rincón

Anillaco te recibe con su rica historia y cultura. Este pequeño paraje lleva el mismo nombre de otra ciudad mucho más grande en la provincia de La Rioja. Aquí podrás conocer la iglesia más antigua de Catamarca, Nuestra Señora del Rosario, que data de 1712. Tiene paredes de un metro de espesor y un hermoso altar todo construido en barro.

Capilla de Nuestra Señora del Rosario en Anillaco
Capilla de Nuestra Señora del Rosario, en Anillaco

Forma parte de un conjunto arquitectónico llamado el Mayorazgo de Anillaco, uno de los asentamientos agroganaderos y comerciales más importantes de la región. Terminado en 1718, estaba al mando del capitán Juan Gregorio Bazán de Pedraza y tuvo un papel relevante para la corona española. Comprende una casa, la capilla, un depósito de granos y otro depósito que se cree era para guardar armas.

5. Ruinas de Watungasta: Vestigios del Pasado Prehispánico

La siguiente parada de la ruta corresponde a las Ruinas de Watungasta, un sitio arqueológico que revela los vestigios de una antigua ciudad incaica, que tuvo la categoría de ciudad administrativa y de primer rango. Su origen se remonta a los años 1471-1536, época de dominio inca. En el siglo XVII el lugar fue escenario de las guerras entre indios calchaqués y posteriormente fue reutilizado por los españoles.

Las estructuras de adobe te permitirán imaginar cómo era la vida en este lugar siglos atrás. Podrás ver la antigua ciudad con sus palzas de armas, edificios rectangualres y depósitos de granos. Sumérgete en la historia mientras exploras los restos arqueológicos y contempla el paisaje que las rodea.

6. Fiambalá: Fin de la Ruta del Adobe y Relajación Termal

Tu viaje culmina en Fiambalá, conocida por sus aguas termales y la impresionante quebrada de colores rojizos. Además de disfrutar de las termas, hay dos puntos más para visitar de esta increíble Ruta del Adobe.

Dos km antes de llegar a Fiambalá, nos encontramos con la Comandancia de Armas de Fiambalá, que data de 1745. Es un complejo formado por dos salones principales y otras habitaciones que rodean un patio central con un milenario algarrobo. Fue construido por el español Diego Carrizo de Mite. Se peuden ver tapices, arcones y pinturas. A pocos metros, la Iglesia de San Pedro. Este templo es Monumento Histórico Nacional y es un auténtico exponente de la arquitectura colonial. Fue construida en 1770 y es el centro de la Festividad de San Pedro, que se realiza el 29 de junio.

Templo de San Pedro en Fiambalá
Templo de San Pedro en Fiambalá

Si la encuentras abierta, no dudes en entrar. Guarda una importante colección de pinturas cuzqueñas de la Virgen y diferentes santos del siglo XVIII. El altar es de adobe y hay una imagen de madera tallada de San Pedro articulado traida por Diego Carrizo desde el Alto Perú. Es la imagen que pasea por el pueblo en la festividad.

Después de explorar la arquitectura de adobe y la historia, relájate en las termas y contempla la imponente belleza del entorno montañoso. Fiambalá ofrece la combinación perfecta de historia, naturaleza y relajación.

Un Viaje Inolvidable a Través del Tiempo

La Ruta del Adobe en Catamarca te sumerge en un viaje lleno de historia, cultura y belleza natural. Cada paso revela la maestría de los artesanos locales y la resiliencia de las construcciones de adobe. Desde la capital hasta pintorescos pueblos, este itinerario ofrece una experiencia única que te transportará a través del tiempo, explorando las raíces profundas de la provincia de Catamarca.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)