Cuenca

Qué hacer en Cuenca, la ciudad más colonial de Ecuador

Cuenca es apasionante. Con una fundación que data de 1557, la ciudad tiene una gran cantidad de callejones coloniales y edificios antiguos preservados. En ella es posible encontrar atracciones de diversos tipos y realizar un turismo diferente del tradicional en Ecuador.

Con una población de 580.000 habitantes, fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1999 y está ubicada en el sur del país, entre hermosas montañas andinas.

Descubre en este post qué hacer en Cuenca, la ciudad más colonial de Ecuador!

1. CONOCER EL CENTRO HISTÓRICO

El Centro Histórico es el área más importante de Cuenca, es la razón por la cual la ciudad es considerada Patrimonio de la Humanidad en 1999.

Sus calles repletas de casas y edificios bien conservados en estilo colonial revelan joyas arquitectónicas, como el edificio Clínica Bolívar, el Palacio de la Justicia, la Alcadía y las 52 hermosas iglesias por allí esparcidas (dicen ser 1 diferente para cada domingo del año).

El río Tomebamba se considera el marco que delimita el extremo del centro y el comienzo de la nueva parte de la ciudad. La diferencia entre ambos lados es gritante y hace de esa región aún más interesante. Él es uno de los tres ríos que atraviesan la ciudad, junto con el río Tarque y Yanuncay, todos con origen en el Parque Nacional Cajas.

Otro punto a destacar es la Calle Larga, dónde están ubicados los hoteles, museos, restaurantes y mercados populares que operan en edificios antiguos y bien conservados.

Andar sin rumbo por las calles del centro es una de las cosas más divertidas que hay que hacer en Cuenca. ¡Colóquese un zapato cómodo y separe la cámara fotográfica para el paseo!

2. VISITAR EL PARQUE CALDERÓN Y LAS CATEDRALES DE CUENCA

El Parque Calderón es el corazón de Cuenca. Es una hermosa y arbolada plaza rodeada de grandes edificios de arquitectura colonial, entre los cuales se destacan las dos catedrales de la ciudad: la antigua (Iglesia del Sagrario) y la nueva (Catedral de la Inmaculada Concepción).

La catedral más antigua hoy es un museo de arte religioso y la nueva catedral hace las funciones de iglesia.

La nueva catedral es considerada una postal de la ciudad con sus bóvedas azules y grandes paredes amarronadas impregnadas por vitrales. Su arquitectura tiene estilo gótico renacentista. Ella impresiona además con un interior rico en detalles y obras de arte y también con su terraza*, desde donde se tiene una hermosa vista.

* Para subir a la terraza es necesario pagar una tasa de 2 dólares por persona (valor de enero de 2019) y enfrentar una larga escalera en espiral de aproximadamente 150 escalones. La visita puede realizarse de lunes a sábado, de 08:30 a 16:30.

3. DESCUBRIR EL ORIGEN DEL SOMBRERO PANAMÁ

Situado en la Calle Larga y con entrada gratuita, el Museo del Sombrero de Paja Toquilla es un viaje directo para aquellos que quieren saber más acerca de los métodos de fabricación del icónico sombrero de Panamá. A pesar de lo que denota el nombre, el sombrero Panamá tiene origen cuencana y su producción artesanal está directamente ligada a la historia económica del municipio.

El museo tiene aproximadamente 150 años y fue fundado por una de las familias productoras de sombreros más tradicionales de la ciudad, Paredes Roldán.

Se trata de un lugar pequeño, donde es posible ver en 3 diferentes salas las etapas de producción del sombrero. Además, hay una infinidad de modelos para probar y comprar y una hermosa vista de la ciudad en un café situado en la terraza del edificio.

4. VISITAR EL PARQUE PUMAPUNGO Y EL MUSEO DEL BANCO CENTRAL

Situado en la Calle Larga y Av. Huayna Capac, el Museo del Banco Central se encuentra en una zona arqueológica llamada Pumapungo.

En él se exhibe objetos de antiguos pueblos indígenas y de la época colonial, además de haber exposiciones de artistas contemporáneos y muestras de monedas ecuatorianas antiguas.

Ya en el sitio arqueológico, así como el museo puede ser visitado gratuitamente, hay resquicios de la cultura Cañari inca, con bonitas terrazas y una vista panorámica de Cuenca. Los objetos allí encontrados también están expuestos en el museo y reflejan aspectos cotidianos de la vida de esta importante cultura.

5. TENER LA MEJOR VISTA DE LA CIUDAD EN EL MIRADOR DE TURI

El Mirador de Turi es una atracción turística para los visitantes de Cuenca.

Situado en una colina, a pocos minutos en coche del centro histórico, el lugar ofrece una vista panorámica de la ciudad y rinde buenas fotos. De allí se pueden ver varios puntos importantes como las bóvedas de la grandiosa Catedral Nueva y las estrechas y coloridas calles coloniales del centro.

Situado principalmente por los turistas, Turi cuenta con una iglesia, una plaza y algunos comercios, como restaurantes y tiendas de artesanía.

6. PRUEBA LA GASTRONOMÍA LOCAL

La gastronomía ecuatoriana está repleta de delicias y Cuenca es un excelente destino para probarlas!

En el mercado 10 de agosto, que está en la Calle Larga, se pueden encontrar delicias a precios muy bajos y tener una idea de cómo es el día a día por los residentes que hacen sus compras allí. Por allí se pueden probar comidas como: bolón de queso, humita, chicharrón, jugo de tomate (delicioso!), Seco de pollo y otros. ¡Vale la visita!

Con un precio un poco más alto, pero con una calidad superior, está el Café Austria. El lugar funciona en un edificio antiguo colonial con un ambiente decorado para que se sienta en la época de su construcción! El menú tiene opciones de comida para cualquier hora del día.

Además, es fácil de encontrar en las calles el tradicional "menú del día", que son comidas económicas. Por lo general, incluyen una sopa, un plato principal (llamado allí el segundo), una bebida y un postre. Los precios son muy atractivos, encontramos menús a partir de 2,50 dólares (precio de enero de 2019) en el Centro Histórico.

7. TENER UNA AVENTURA EN EL PARQUE NACIONAL CAJAS

El Parque Nacional Cajas es ideal para aquellos que buscan paisajes naturales y tranquilidad.

A sólo 30 km de Cuenca, con una superficie de más de 280 km cuadrados y altitud que puede sobrepasar los 4.000 metros, el parque impresiona con la belleza de sus lagunas, ríos, altas montañas y verdes valles. Además de su rica fauna con muchas aves andinas y flora característica.

Para llegar al parque es posible tomar un autobús en la terminal de Cuenca y bajar en la entrada "La Toreadora". El costo del pasaje es de aproximadamente 2 dólares. La entrada es gratuita.

Related Articles