Ayacucho

Qué hacer en Ayacucho, Perú

Ayacucho es una ciudad colonial de gran importancia histórica. Fundada en 1539, está situada a 2.760 metros sobre el nivel del mar y tiene un clima bastante agradable, seco la mayor parte del año.

Fue en Ayacucho que el general Sucre, en una memorable batalla, golpeó a los españoles, provocando el desmoronamiento del poder colonial.

Ahora bien, a continuación te contamos sobre qué hacer en Ayacucho. ¡Toma nota!

Las atracciones turísticas en Ayacucho

Plaza de Armas

(Parque Sucre) Plaza colonial donde se encuentra la catedral, erigida en 1612 en el estilo barroco-renacentista.

Barrio Santa Ana

Visitarlo es una oportunidad de conocer un poco de la cultura quechua. Se trata de un barrio de artesanos, en la ladera de la montaña, lleno de pequeñas tiendas de artesanía y boutiques que venden tapicerías de lana de alpaca y de vicuña, esculturas de piedra y artículos de plata.

Iglesias

Ayacucho tiene 33 de ellas. Las de San Francisco y de San Cristóbal están entre las más antiguas del Perú. También merecen visita las de Santo Domingo, de La Merced y de la Compañía de Jesús.

Ayacucho se recupera 

Recuperada después de los sufrimientos causados ​​por las arbitrariedades de los dos lados - militares y senderistas -, Ayacucho vuelve a atraer turistas. La ciudad tiene motivos para ello: además del paisaje natural de los valles vecinos, posee una bellísima Plaza de Armas, un importante patrimonio arquitectónico compuesto por iglesias y caserones coloniales y un interesante mercado popular. Sus festejos de Semana Santa, atraen siempre un enorme público.

Arte popular

Ayacucho es tierra de artistas y artesanos. Bastante conocidos, los retablos de Ayacucho son cajas en forma de casa con dos puertas que abren y cierran, que muestran en su interior las escenas de la vida andina y que en los últimos años vienen representando diferentes temas.

Otras joyas de la artesanía peruana son las mesas de Sarhua, hechas en el distrito ayacuchano homónimo. Son piezas de madera que sirven de tela a las historias contadas por los maestros artesanos, que dan continuidad al legado prehispánico.

Otras expresiones artísticas son los tejidos en telar, cerámicas, esculturas hechas en piedra de Huamanga y los trabajos en estaño, plata y filigrana. El barrio de Santa Ana concentra la mayor cantidad de galerías de arte y talleres de artesanía de Ayacucho.

Turismo y gastronomía

A media hora del centro de la ciudad hay lugares históricos imperdibles. Entre ellos está el complejo arqueológico pre-Inca de Wari, de 400 hectáreas, que en algún momento de la historia albergaba a 40 mil personas. Otra parada obligatoria es la pintoresca ciudad de Quinua. Allí se puede aprovechar para comprar lo mejor de la artesanía de Ayacucho. A 10 minutos de caminata se llega al campo que fue el escenario de la famosa batalla de Ayacucho, el último enfrentamiento entre las fuerzas coloniales e independientes sudamericanas (9 de diciembre de 1824), y donde varios monumentos fueron erigidos, siendo el más destacado un gran obelisco de 44 metros, en homenaje a los héroes caídos.

La gastronomía local tampoco se queda atrás. Se destacan la Puca Picante, un empapado de patatas con maní tostado. El plato tradicional de la Pascua es el Chorizo ​​Ayacuchano, preparado con carne de cerdo molida - símbolo de abundancia y que puede ser probado en ferias gastronómicas y restaurantes de la región.

Related Articles