5 cafés de Tokio para recomendar

Amo los cafés. Donde quiera que vaya, siempre trato de visitar un par de buenos cafés. Ya sea para tomar un buen café expresso o café latte o simplemente para descansar (que bueno es hacer una pausa en el viaje).

En esta ocasión quería enseñar mis hallazgos de cafés en Tokio. Entre los muchos cafés a los que fui, estos son los que más me gustaron. Tenga en cuenta que esta no es una lista de los mejores cafés en Tokio, porque es muy subjetiva y no soy un experto en café. Estos son cafés que tuve la oportunidad de conocer y que recomiendo. Ya sea porque el café es delicioso o porque la atmósfera, el concepto o la decoración me llamaron la atención.

La mayoría de los cafés se encuentran en las áreas de Harajuku y Omotesando. Y la explicación es simple: ahí es donde me quedé. Aquí están mis cafés favoritos en la capital japonesa.

Little Nap Coffee Stand

El Little Nap Coffee Stand difícilmente podría ser más pequeño. Pero lo que le falta en tamaño lo tiene en personalidad. Es una especie de lugar de culto para los amantes del buen café. Todo parece hacerse con pasión. Para mí, fue una de las hermosas sorpresas que me ofreció Tokio. Es perfecto para combinar con una tarde en el parque Yoyogi o explorar la contracultura del distrito de  Harajuku.

Deus Ex Machina

No tenía idea de la gran cantidad de tiendas combinadas que mezclan bicicletas con café, ropa con café, diseño con café. En el caso de Deus Ex Machina, la combinación fue aún más compleja: es una tienda de motocicletas, un café, una tienda de surf (tablas de surf hechas a medida), un bar de cócteles e incluso una tienda de ropa. ¡Todo en un mismo espacio!

Se encuentra en Harajuko, Tokio y su nombre es una expresión latina de origen griego que literalmente significa “Dios nacido de la máquina”.

Turret

En mi camino al mercado de Tsukiji, decidí parar en Turret Café. Había leído sobre las cualidades del barista y decidí tomar un buen café con leche antes de visitar el mercado. El molido parece ser más tostado de lo habitual, lo que le da un toque distintivo a la bebida, pero sin duda fue uno de los mejores cafés que probé en Japón.

Bread and Espresso

Uno de los mejores desayunos que probé en Tokio fue en Bread and Espresso. Caminaba por los callejones del barrio Omotesandoy pasé por la cafetería. Era temprano en la mañana, no había tomado café y decidí parar allí. ¡Todo una delicia!

World Breakfast All Day

El concepto es muy interesante, razón en sí misma suficiente para recomendarlo: tener desayunos típicos de diferentes países.

Me encantó la idea y fui a investigar cuando estaba caminando por Omotesando. Además del menú básico, se sirve un desayuno típico de un nuevo país cada dos meses. El espacio es muy acogedor con una sola mesa con una docena de asientos y un dúo muy agradable detrás del mostrador. 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 4.6)

Deja una respuesta