Santiago

Dónde beber vino en Chile: bares y vinícolas de Santiago

Nieve, vino y, si queda un poco de tiempo, el Océano Pacífico. Este es el triple deseo de todo latino que visita Santiago por primera vez. Si la nieve depende de la estación del año y el Pacífico envuelve un ida y vuelta a Valparaíso y Viña del Mar, los vinos chilenos están siempre cerca. En este texto, separé algunas experiencias que tuve bebiendo vino en Chile, de vinícolas a bares temáticos. Todas ellas en las afueras de Santiago o incluso dentro de la capital chilena. ¡Sigue leyendo!

Vinolia, en Santiago de Chile

Incluso las más próximas vinícolas están a una hora de la entrada de Santiago. Para quien tiene poco tiempo o dificultad para desplazarse, pero aún así quiere conocer un poco más sobre los vinos chilenos, una especie de bar / restaurante propone llevar a sus clientes a una "aventura del vino". Es el Vinolia, que se encuentra en el barrio Vitacura, uno de los más interesantes de Santiago.

La visita comienza con la presentación de las principales áreas productoras de vinos chilenos, como el Valle del Colchagua. Después, seguimos hacia otra área, la Sala de los Sentidos, uno de los puntos altos de la casa - allí encuentras varios aromas, separados por tipo. Recorres el área sintiendo los olores y tratando de adivinar de lo que se trata - de melocotón a roble. El entrenamiento ayuda en la siguiente etapa, que es la degustación, realizada en una especie de sala de cine y acompañada de (muchos) quesos.

El tour tiene horas marcadas (12h30, 18h30 y 20h30). Cuesta 45 mil pesos chilenos por pareja. Después, todavía da para terminar el día con una comida - y más vinos - en el restaurante. Puedes comprar y reservar online.

La Emiliana, cerca de Valparaíso

Visita una vinícola orgánica, la primera del país. La Emiliana se encuentra en la carretera entre Santiago y Valparaíso, la Ruta 68, un poco más cerca de la ciudad portuaria que de la capital chilena. Por eso mismo, es una buena parada para quien pretende hacer ese ida-vuelta (y está dispuesto a probar vinos poco después del desayuno).

Los vinos de Emiliana no usan agrotóxicos y el control de plagas se hace de forma natural.

El tour sigue el patrón clásico de parrales, bodega y degustación y charla con enólogos, pero existe una opción diferente: al final de la clase, el viajero puede determinar los porcentajes de tres tipos de uva y así crear su propio vino, mezclando los mismos vinos Carménère, Cabernet Sauvignon y Merlot. Después es sólo embotellar, etiquetar y llevar a casa.

La Emiliana se encuentra en la Ruta 68, km 60,7, en Casablanca. Detalles y precios en la web oficial.

Concha y Toro, un imprescindible

"Cuando el turista latino viene a Chile, él quiere hacer dos cosas: ver la nieve en la cordillera y visitar la Concha y Toro", cuenta Maurício, una guía que me acompañó en el último paso por el país. Dada la omnipresencia de viajeros verdes y amarillos por allí, del invierno al verano, es difícil contestar. La mayor vinícola de Chile, con exportación a más de 100 países, la Concha y Toro se encuentra a poco más de una hora del centro de Santiago, lo que hace posible hacer el tour en un medio día.

Puedes ir a la Concha y Toro utilizando el transporte público de Santiago. Sólo tienes que coger la línea azul del metro y bajar en la estación de las Mercedes. De allí, 10 minutos en taxi te dejan en la bodega. También es posible hacer ese tramo final en ómnibus. Las líneas 73, 80 y 81 paran cerca. Se puede reservar el tour en el sitio web oficial, que se recomienda en temporada alta. Otra alternativa es contratar un tour de agencia. Si prefiere esta comodidad, vea las opciones en el mostrador de su hotel.

Bodega Santa Rita

En Latinoamérica, la vinícola Santa Rita es conocida por el 120, el vino más vendido de la casa y cuyo nombre tiene conexión con la historia de Chile. Décadas antes de producir vinos, el caserón y el terreno de la Santa Rita ya funcionaban como hacienda. En 1814, 120 hombres del ejército que luchaba por la independencia buscaron refugio allí. Entre ellos estaba el General Bernardo O'Higgins, que más tarde se convirtió en el primer presidente de Chile. Y eso es contado de forma creativa en el caserón donde los soldados se refugiaron, en un esquema parecido al usado por la bodega Concha y Toro para presentar la historia del vino Casillero del Diablo.

Santa Rita ofrece siete tipos de paseos a los visitantes. El tour clásico es, como el nombre indica, similar al que existe en cualquier vinícola del mundo. Grupos de hasta cuatro personas pueden hacer el tour privado, ya el tour premium incluye una caminata por los jardines de la bodega, degustación de vinos, entre otras cosas.

Si estás en coche, el camino es por la Autopista 5 Sur. También es posible ir en transporte público, combinando el metro y el autobús.

Related Articles