Río de Janeiro

Río de Janeiro, la ciudad maravillosa de Brasil

Rio de Janeiro es una ciudad única con montañas, playas, colinas, estatuas, iglesias y muchas atracciones naturales que se han convertido en emblemas reconocibles por todo el mundo.

Cristo Redentor

Comenzamos con el número uno de los atractivos de Brasil, nos encontramos en la cima del pico Corcovado, de 710 metros de altura, donde se ubica la estatua del “Cristo Redentor” con brazos extendidos y mirando a la ciudad serenamente. Su construcción inició en el año 1922 durante el movimiento Art Deco. Es una estatua de hormigón y piedra símbolo de Río de Janeiro.

Muchos de los turistas optan por tomar el tren de engranajes verticales para disfrutar de la cumbre. Asimismo tienen la opción de subir en coche hasta un estacionamiento. Luego unos pocos escalones lo llevan a la estatua. Actualmente las escaleras mecánicas y los ascensores están disponibles para subir al cristo.

Copacabana

La playa Copacabana tiene un ambiente movido de día y de noche y es un lugar que no puedes perderte si estás de vacaciones en Brasil. Los locales juegan al fútbol o al voléibol, los vendedores gritan sus productos en venta como bocadillos y bebida, y los quioscos se alinean con la playa. En el extremo de la playa se encuentra ubicado el Fuerte Copacabana, que es una base militar y museo de guerra. En toda la playa, los pescadores ofrecen a la venta las capturas matutinas.

Construida originalmente en la década de 1930, la pasarela presenta un diseño ondulado dispuesto en piedras blancas y negras. El interior del paseo marítimo está repleto de hoteles y apartamentos de varios pisos.

Jardín Botánico

El jardín botánico tiene alrededor de 8.000 especies de plantas y está localizado al oeste del famoso barrio Lagoa. Fue construido en el siglo XIX con avenidas y palmeras frondosas e imponentes. Los turistas acuden en masa al parque para ver al menos 600 especies de orquídeas. Este jardín incluye un jardín japonés, un estanque lleno de nenúfares y el nuevo Museu do Meio Ambiente, que muestra exposiciones que se centran en el medio ambiente.

Arcos de Lapa

Este acueducto fue elaborado a mediados del siglo XVIII para abastecer de agua potable a Río de Janeiro. El acueducto consistía en dos pisos con enormes arcos. Aunque fue cerrado en el siglo XIX, los arcos se mantuvieron. En el año 1986, se decidió usar la parte superior de los arcos para un tranvía que conectaba la ciudad con el Barrio de Santa Teresa. Aunque el tranvía cerró en 2011 debido a un accidente, todavía está en funcionamiento, aunque con un servicio limitado. Actualmente, los arcos son un punto de encuentro popular para los lugareños, especialmente por la noche, cuando la zona cobra vida con vendedores ambulantes, música y bailes.

Barrio de Santa Teresa

El barrio Santa Teresa se levanta en la colina e invita a los turistas a retroceder en el tiempo y experimentar la elegancia de mansiones de las plantaciones de la ciudad del siglo XIX y sus calles empedradas. Dicho distrito fue un refugio para músicos, artistas, escritores del siglo XX. Hoy las boutiques y los clubes se han apoderado del vecindario pero aún conserva el ambiente de artistas. El último tranvía de la ciudad solía ser una de las atracciones populares de Rio de Janeiro pero fue cerrado después de un accidente.

Barrio Lagoa

Esta área no solo es un barrio exclusivo del distrito de la Zona Sur, sino que es el barrio más caro de toda Sudamérica. Alberga una increíble laguna llamada Lagoa Rodrigo de Freitas. Este sendero es uno de los lugares favoritos para los ciclistas y corredores, además cuenta con restaurantes y cafés a lo largo de la costa de la bella laguna.

Related Articles