Lisboa

Consejos para disfrutar de Lisboa en invierno

La capital de Portugal recibe muchos visitantes en verano cuando el clima es más agradable y los turistas pueden además visitar las playas cerca de Lisboa. Pero visitar Lisboa en invierno también tiene su encanto ya que las temperaturas no son tan bajas en comparación con otros lugares de Europa.

¿Estás pensando en hacer tu viaje a Lisboa en invierno? Entonces sigue leyendo y aprende más sobre el clima de la ciudad, qué empacar y qué podemos hacer en esta época del año.

Clima en Lisboa en invierno

La temporada de invierno en Lisboa comienza el 21 de diciembre y dura hasta el 20 de marzo. El frío de la ciudad no es tan intenso como en otras partes de Europa y no baja de 8ºC.

Los meses más fríos son diciembre y enero cuando hay una mayor probabilidad de lluvia y sensación térmica de aproximadamente 6ºC debido a los vientos. Pero la mayor parte del invierno en Lisboa, la temperatura no baja de 10ºC durante el día y puede alcanzar los 8ºC al amanecer. Es un invierno agradable.

Si deseas conocer la nieve en Portugal el destino más adecuado es la región de la Serra da Estrela, a 300 km de Lisboa.

¿Qué empacar para viajar a Lisboa en invierno?

En primer lugar, el paraguas es indispensable en su maleta, ya que el invierno es el período con mayor probabilidad de precipitaciones en Portugal.

Los zapatos cerrados y las botas impermeables con suela de goma son esenciales. A la vez, da preferencia a los zapatos cómodos porque querrás caminar mucho por los barrios de Lisboa. Los tacones altos no son el mejor artículo para esta época del año, ya que Lisboa tiene muchas subidas y las aceras pueden ser bastante resbaladizas debido al rocío.

Al elegir un abrigo, opta por diseños impermeables que estén debajo de la cintura con bolsillos para las manos. También prepara un sombrero y una bufanda, porque con la cabeza y el cuello expuestos, tienes más riesgo de sufrir el viento.

Si planeas visitar Lisboa entre noviembre y febrero, compra ropa térmica, que está desarrollada para retener el calor en el cuerpo y es esencial a temperaturas inferiores a 10ºC. Como en estos meses, Lisboa puede alcanzar hasta 8ºC, vale la pena invertir en ropa térmica para mayor comodidad. Y no te dejes engañar por el hecho de que Lisboa es una de las ciudades más cálidas de Europa, ya que la mayoría de las casas de la ciudad no tienen sistema de calefacción, lo que puede no ser tan tolerable para aquellos que están acostumbrados al calor de Latinoamérica.

Kit de salud

Aunque Lisboa es agradable en invierno, la ciudad puede ser muy seca para quienes sufren problemas respiratorios (ya sea rinitis o complicaciones más graves) y están acostumbrados a otros climas. Si puede ser este tu problema, lleva un humidificador de aire portátil o expectorantes nasales.

También prepara una caja de los medicamentos de viaje más comunes (por ejemplo, para la gripe y el dolor de cabeza). Las farmacias en Lisboa generalmente funcionan de 9 a.m. a 9 p.m., aunque siempre hay farmacias de guardia.

El mejor plan: Cata de vinos

Nada más romántico que una cata de vinos en Lisboa. La ciudad tiene varios recorridos con itinerarios planeados para degustar vinos gourmet y descubrir la cocina portuguesa. Un recorrido de este tipo dura alrededor de 3h30 y cuesta desde € 45. Los itinerarios incluyen vistas privilegiadas de Lisboa y servicio limitado a grupos pequeños. Por un poco más, puede visitar las bodegas cercanas con una guía que explica el proceso de elaboración del vino.

Pero si prefieres visitar los bares de vinos te recomiendo:

Oveja Negra, en Chiado: el lugar cuenta con unos 14 vinos diferentes cada semana acompañado por aperitivos portugueses. Las precios de las copas comienzan desde € 3,50.

Odete Bar: ubicado en Santa Maria Maior, conocido por tener una extensa lista de vinos, todo con la aprobación del crítico portugués Odete Cascais. Las copas cuestan entre  € 3 y € 35.

By the Wine, en Cais do Sodré: con copas desde solo  2,60 €. Tiene una decoración inusual con botellas que cubren el techo y deliciosos aperitivos portugueses desde 3 €.

Y si prefieres otros bares, simplemente visita el barrio de Chiado, que está lleno de bares de vinos para elegir.

Related Articles